EL MIEDO DE SER  MUJER, ¿PORQUE Y A QUE LE TIENES TANTO MIEDO?

Hace poco tuve la oportunidad de estar compartiendo con una gran mujer de Dios, amiga y excelente esposa, situaciones que sólo las mujeres podemos llegar a comprender.

Y ella me decía que su único miedo era el de no ser LA ESPOSA IDONEA, LLENA DE SABIDURIA que su esposo necesitaba.

Esas palabras realmente me llegaron muy al fondo de mi alma, porque recordaba aquellos tiempos en lo que yo me sentía de la misma manera. Aunque los escenarios y la situaciones eran totalmente diferentes, recordaba cuando las dudas, las inseguridades, los miedos se apoderaban totalmente de mi ser y solamente sentía que algún día él, se iba a conseguir alguien mejor que yo.

Sabía que por más que me esforzara, no estaba cumpliendo sus expectativas y que por más que buscara de Dios, él no veía todo el esfuerzo que yo hacía para ser esa mujer que Dios necesitaba.

Habían pasado los años, habían llegado los hijos, mi cuerpo no era igual, mi tiempo se reducía cada vez más a todas mis labores dentro de casa, y casi casi ni tenía espacio para arreglarme y ser “una mujer bonita”.

El todo un profesional, rodeado de hermosas mujeres, profesionales, llenas de energía, con todo el tiempo del mundo para atenderle sus necesidades, cuidarle y sobre todo dedicarle el tiempo que yo ya no tenía. Sólo puedo decir que mi autoestima llegó a estar tan por debajo del suelo, que yo misma pensaba, que él merecía alguien mejor.

Mi único refugio, era buscar de Dios, porque sentía que el dolor, la tristeza, y la depresión me iban a matar.

Me refugié en la religión, en la oración, en el estudio de la Palabra de Dios; y para mi gran sorpresa un día me dí cuenta, que la frase NO TEMAS aparece 365 veces en la biblia; y en muchas de ellas, incluso, acompañada de un NO TEMAS QUE YO ESTARE CONTIGO.

Y más aún hubo un texto que realmente transformó totalmente mi vida, y fue aquel cuando Dios me dijo: “ eres precioso a mis ojos, digno de honra, y yo te amo, daré a otros hombres en lugar tuyo, y a otros pueblos por tu vida. No temas, porque yo estoy contigo; del oriente traeré tu descendencia, y del occidente te reuniré…”

Y de allí me di cuenta, que había otros 29 versículos donde Dios habla de NO TENGAS MIEDO. La palabra MUJER está escrita más de 1000 veces y la palabra AMOR muchas más de 200.

Entonces algo especial comenzó a suceder en mi interior. Comencé a darme cuenta que Dios estaba conmigo, que El era quien me daba la fuerza para salir adelante, que El era mi refugio y mi salvación, que Yo soy preciosa a sus ojos porque El me ha creado, me ha dado la vida y que además de todo ME AMA INFINITAMENTE TAL Y COMO SOY.

Esto no sucedió de la noche a la mañana, fue poco a poco. Hasta que un día desperté como todos los días llena de mis temores y mis miedos y me di cuenta que el problema realmente estaba en mi: YO NO LE CREIA A DIOS.

Me decía una mujer de fe, una mujer de oración, una mujer muy religiosa y convencida de mis creencias y patrones espirituales; pero en realidad estaba ciega, sorda y además tapada de entendimiento de lo que Dios tantas y tantas veces me dijo en su palabra.

Dios me hablaba en acción y yo simplemente me dedicaba a leerlo y a pasar su palabra como un cuento de hadas, un cuento de entretenimiento: “entre tanto yo te miento”. Mi espiritualidad era una MENTIRA.

El día que abrí mis ojos espirituales y comencé a escuchar la voz de Dios en mi corazón en el silencio de mi alma; el día que decidí CREERLE A DIOS SUS PALABRAS DE AMOR PARA MI, como si me hubiesen quitado una venda de los ojos, me di cuenta de que si yo no era lo suficientemente mujer para él, era su problema y un problema muy serio de él con Dios.

Me di cuenta que mi verdadera enfermedad del alma, era el estar enganchada en mi autoestima como mujer, en la definición de mujer de un hombre y no de Dios.

Es imposible ser “mujeres perfectas” cuando el mercado solamente le vende la idea a los hombres de modelos que explotan sus cuerpos, porque no tienen nada por dentro para explotar.

El día que mi amor propio, dejó de depender del valor que él me daba como mujer, y comenzó a depender solamente del amor de DIOS y de todo lo que El me decía en sus palabras, entendí que no necesitaba que ningún hombre me calentara el oído con palabras bonitas llenas de “condiciones” para ser la mujer idonea.

“NO HAY AMOR MAS GRAN Y VERDADERO QUE EL AMOR DE DIOS, y eso NO SE COMPARA CON EL AMOR DE NINGUN HOMBRE EN ESTA TIERRA.”

A partir de allí la gran mayoría de las enfermedades de mi alma como baja autoestima, falta de valor propio, miedos, angustias, ansiedades, celos, depresión, tristeza e incluso SOLEDAD, terminaron y fueron sanadas para siempre.

HOY soy UNA MUJER, en todo el sentido de la palabra AMADA INFINITAMENTE POR DIOS, VALORADA INFINITAMENTE POR QUIEN ME DIO LA VIDA, y sobre todas las cosas una guerrera con LA FUERZA DE DIOS EN MI, para salir adelante y poder ser PLENAMENTE, esa mujer SABIA QUE EDIFICA MI HOGAR.

Amiga del camino, no permitas que tu valor se apague por lo que el mundo vende, desengancha tu autoestima del amor de un hombre tan humano como tú, AMATE A TI MISMA DESDE EL AMOR MAS GRANDE: EL AMOR DE DIOS.

Te puedo asegurar que después de que entregues tu valor, al valor que Dios te da; vas a ser la mujer más plena y feliz del mundo, con o sin el.

Espero que este artículo te ayude a abrir tu corazón a una nueva consciencia del amor de Dios en ti, y que puedas entender que la espiritualidad no es religión, ni religiosidad. Es el amor de Dios en ti, manifestado en la luz que sale de ti, hacia los demás.

FITNESS PARA EL ALMA, es un entrenamiento creado especialmente con ese propósito, de aprender a descubrir en ti, todo el amor y potencial que tienes desde aquel quien te dio el regalo de SER MUJER.

info@mcalban.com | + 1 941 5652447

Con amor

Share This

Compartir es Amar!

Dale un regalo de amor a alguien especial para ti!

Share This

Share this post with your friends!