HAY QUE PONERLO A DORMIR!... A3. LA FÓRMULA TRIPLE A, QUE SALVÓ LA VIDA A MAX, NUESTRO PERRITO.




Hace algunos meses nuestro querido Max, hijo de cuatro patitas fue diagnosticado con un pequeño tumor de cáncer, el cual aparentemente no era maligno y no deberíamos hacer nada al respecto más que cambiarle la alimentación.


Sin embargo, el dia miercoles 5 de junio, estaba sentada en una Panera, adelantando un poco de trabajo mientras llegaba una amiga con quien nos ibamos a tomar un cafe y compartir un poco acerca de las cosas del alma. Eran las 2 PM cuando recibo la llamada de Eduardo y me dijo...


“Te tengo malas noticias: Max está muy mal, mi padre lo dejó esta mañana donde el veterinario. El dice que hay que hacerle unos exámenes que son muy costosos y no nos da ninguna esperanza con respecto al resultado. Dice que Max está completamente invadido de cáncer y debemos ponerlo a dormir la antes posible para que no sufra”. Dime que hacemos…


En ese momento mi respuesta fue: “No estoy en condiciones emocionales en este momento de tomar ninguna decisión y tampoco tengo el dinero para seguir adelante con lo que el veterinario dice”. El me dijo bueno, de todas maneras hay que decidir pronto porque el perrito está sufriendo mucho y realmente está muriéndose.


Cerré mi computadora, llamé a mi amiga a cancelar la cita y salí directo donde el veterinario. Al entrar él me dice: “amiga, tu perro se está muriendo. Está muy mal, hay que ponerlo a dormir”.

El muy amablemente me entra al lugar donde tienen todos los perritos, me muestra sus exámenes de sangre, tenia una infeccion urinaria demasiado severa, con sepsis; y en la radiografía se veían tres bultos blancos enormes que tapaban todos su órganos.


Le dije, déjame sola un momento con él en un cuarto y al entrar, vi algo en su mirada especial. Leí su alma: “No se había desped