CANTARLE A DIOS. Un compartir desde mi experiencia y testimonio.



JUNIO 11/2019


Hola amig@ del camino,


Antes de comenzar a compartir contigo, quiero aclarar que se puede cantarle a Dios desde cualquier tipo de música, no solamente de la música religiosa o cristiana. LA INTENCIÓN ES LO QUE CUENTA. Pero hoy quiero hablarte un poco acerca de lo que ha sido mi vida y mi propia experiencia alabando y adorando a Dios a través de la música y más específicamente EL CANTO.


Desde muy pequeña en mi colegio de religiosas tuve siempre el acercamiento hacia la música sagrada, litúrgica y espiritual. Comencé a componer canciones de contenido espiritual desde los 14 años para participar en los concursos intercolegiados de mi ciudad Cali, y con la gracia que siempre me los ganaba todos.


Fue así como poco a poco me fui enamorando de la música hasta el punto de decidir hacer de ella mi carrera, mi profesión y mi estilo de vida.


En la universidad tuve la oportunidad de estudiar más a fondo las grandes obras clásicas de los grandes compositores de música litúrgica, sacra y cantos gregorianos.


Fui madre soltera a los 20 años y fueron las misas y ceremonias religiosas, las que me permitieron tener un medio de sobrevivencia para mi hija, para mi y poder así terminar mis estudios al mismo tiempo.


Sin darme cuenta, todo esto fue un entrenamiento intensivo en el camino que he recorrido casi toda mi vida cantándole a Dios.


Hoy, 35 años después de haber cantado mi primera misa; me doy cuenta que Dios ya me tenía predestinada no sólo para hacer de la adoración mi estilo de vida, sino para poder enseñar a otros a hacer lo mismo. Su palabra dice que El busca adoradores en Espíritu y en Verdad.

Una cosa es hacerlo porque te toca en un colegio, luego por un sistema educativo profesional o por una necesidad económica y otra muy diferente es que éste sea tu propósito de vida, tu misión y tu responsabilidad.


Hace 15 años, al llegar a vivir en los Estados Unidos, en el grupo de oración carismático de mi iglesia “ Sagrado Corazón”; mi guía, mentor y mejor amigo espiritual, el Padre Julio Rivero, me entrega el ministerio de MÚSICA DE SANIDAD INTERIOR. Fui la encargada de dirigir el coro quienes le acompañamos en sus misas de sanación. El ungía con aceite, imponía sus manos y yo simplemente cantaba y cantaba.


Llegamos a tener hasta 1000 personas en una misa y estuvimos de pie cantando por más de cinco horas, sin sentir cansancio.


El tener la oportunidad de estar de frente a la gente y ver lo que hace la música en su alma. El ver quebrantamiento, liberacion, uncion, gozo, alegría; en fin, tantas emociones que van desde lo más íntimo del ser dentro del alma, porque la música entra a esos lugares más profundos a tocar las cuerdas que nadie puede tocar en un corazón duro y verlos convertirse en esos corazones entregados a la oración doble, es decir, canta. Y luego ver ese hermoso compartir comunitario en júbilo, ha sido una experiencia maravillosa.


Pero el camino por este sendero es muy duro; quienes adoramos a Dios somos muy atacados; recuerda que era el ángel más hermoso el encargado de toda la adoración en el cielo, y fue él quien se convirtiera después en el líder de toda la maquinaria del mal. Y créeme si que saben usar la música para sus propósitos.


Por esta razón más allá de la música como un simple acto de entretenimiento o acompañamiento en ciertos momentos de la vida, nuestra misión es poder ser ese ejemplo de adoradores en espíritu y en verdad. Poder ministrar a otros con nuestros talentos y poder igual llevar a otros a que eleven su conciencia hacia Dios a través de su voz, como el acto de conexión más sublime y poderosa también.


Y digo poderosa porque en todos los actos religiosos, siempre hay música. Es ella quien abre, mantiene, sostiene, eleva y finaliza los ritos en todas las doctrinas del mundo entero.

Ahora bien si fuera la música quien abriera, mantuviera, sostuviera y elevara tu dia a dia, tu conciencia será iluminada a un encuentro más genuino y verdadero con Dios.

Mi invitación amig@ del camino, es a que abras tu corazón a la adoración a través de la música y permitas que ella te ministre de manera sobrenatural. a que encuentres en ella, ese oasis de paz en medio de tantas tormentas y a que te des la oportunidad de ser tú quien a través de ella salga a ese encuentro con Dios.


Te repito no es fácil, no es para tu propia gloria ni vanidad, es una herramienta para que te acerques más a Él y para que recibas de Él la unción más hermosa que jamás puedas imaginar.


San Agustín decía que "QUIEN CANTA ORA DOS VECES" y yo te digo que "QUIEN ESCUCHA LA MÚSICA RECIBE UN BÁLSAMO SANADOR, Y QUIEN LA CANTA RECIBE SANACIÓN Y LIBERACIÓN" por eso dentro de mi ministerio y propósito de vida, mi slogan es: “MÚSICA CON PROPÓSITO, ES MEDICINA PARA EL ALMA”


con amor


María Carolina Albán.



Para talleres de canto bien sea online o presenciales escríbeme a info@mcalban.com o entra a mi página web www.McAlban.com o www.HayQueVivirCantando.com


#MusicaconProposito

#SanidadINterior

#MedicinaParaelAlma

#amocantarlealSeñor

#Tuvozcoach

#Diosesfiel

#amor

#espiritualidad

7 views

ÚNETE A MI COMUNIDAD Y ENCUENTRA 

HERRAMIENTAS PARA SANAR TU ALMA

© 2020 McAlban Productions All Rigth Reserved

0