LIBERATE DE LA CULPA. En caso de un DUELO

Actualizado: 20 ene 2021


Hace algún tiempo en la CLíNICA DEL ALMA, en uno de mis talleres, publiqué un video sobre como liberarte de la culpa y hablábamos de aquella culpa que se carga cuando hemos tomado una decisión errada, sus consecuencias han sido muy graves; y que demás, no hemos podido aprender a perdonar o liberar el peso que se carga al saber y tener conciencia de éstas consecuencias.


Pero hoy vamos a hablar de la culpa cuando estamos atravesando un duelo.

Según la enciclopedias virtuales se define el duelo como:


Duelo

(Del bajo lat. dolus, dolor.)

1. s. m. Dolor profundo

2. Pesar que se manifiesta por la muerte de una persona.

3. Reunión de personas que asisten a la casa mortuoria, a la conducción del cadáver, al cementerio o a los funerales.


Terapéuticamente reconocemos también el duelo, como el proceso que se vive en un periodo de tiempo por LA PÉRDIDA de algo o alguien que tiene un valor o un significado muy especial.

La partida, el abandono, el desprendimiento, la separación, la muerte, la pérdida de aquello o del ser que amamos produce un dolor muy profundo y las etapas que se viven hasta superarlo, es lo que reconocemos terapéuticamente como duelo.


En algunos casos el dolor se queda anclado tan profundamente en el alma, que una persona puede quedarse rodando entre algunas de las primeras etapas del duelo y nunca llegar a superarlo.

Una de las razones o causa principal por las cual una persona no supera un duelo puede ser por LA CULPA.



Culpa

(Del lat. culpa.)

1. s. f. Responsabilidad de la persona que ha causado un daño a otra voluntaria o involuntariamente

2. Aquello que causa un daño o perjuicio

3. DERECHO Incumplimiento de una ley


Y cuando hablo de LA CULPA dentro de un proceso de DUELO, me voy a referir a 3 tipos de culpas que se puede cargar y que es necesario identificarla para poder tratarla.


  • 1. CULPA REAL O CONSCIENTE:


Se ha tomado una decisión y/o una acción personal específica; o se ha obviado algo, y por negligencia, esto ha causado la partida, el abandono, el desprendimiento, la separación, la muerte; es decir, la pérdida de aquello que tanto se ama y se asume la total responsabilidad del caso, muchas veces esto incluye hasta el incumplimiento de alguna ley y se recibe “castigo” merecido como tal.

En estos casos, el pago de esa culpa puede estar marcada por una sentencia específica; pero en muchos otros la peor sentencia es aquella que uno mismo se clava toda la vida al no perdonarse por algo que se sabe es responsabilidad propia.

Aquí es absolutamente necesario un tratamiento intensivo con TALLER DEL PERDÓN PARA Sí MISM@ y un compromiso personal de transformación, cambio y renovación de un proyecto de vida para poder seguir adelante y no quedarse anclado en ella: LA CULPA.


  • 2. CULPA IMAGINARIA O INCOSCIENTE:

En estos casos la persona se hace responsable de algo imaginariamente, o por imposición de otros fuera de su propia voluntad o conciencia.


En las experiencias que he tenido durante todos los años de acompañamiento en casos de duelos, veo como este tipo de culpa es muy común en las madres que pierden sus hijos o en personas que pierden su pareja por alguna razón; porque siempre piensan que pudieron hacer algo más para no perderlos.


En estos casos es muy importante tratar la raíz absoluta y verdadera de la pérdida para poder tomar consciencia de dónde, quién, porqué o para qué sucedieron las cosas y liberar así a la persona que carga la culpa sin tenerla.


Aquí también necesitaremos TALLER DE PERDÓN, pero manejado de manera diferente porque lo importante es ver la realidad y sacar a la luz la verdad para poder liberar:

“LA VERDAD TE HARÁ LIBRE"

No se trata de pasar o transferir la culpa a alguien o a algo más, se trata de liberarse así mism@ de la culpa, y darle el perdón necesario a quien sea responsable bien sea una persona, una situación específica.


En la experiencia que tengo dentro de mis talleres, veo como muchas veces las personas transferimos la culpa al mismo DIOS. Y aquí estamos hablando de otro tipo de TALLER DE PERDON donde se necesita una RECONEXIÓN porque vivir sin Dios es vivir sin amor y vivir sin amor es vivir muerto en vida. Es uno de los peores estilos de vida que un ser humano puede experimentar.


  • 3. LA CULPA CIRCUNSTANCIAL.

Aquí entramos en momentos tan parecidos como el mismo tema que estamos viviendo a nivel mundial, como la pandemia y la cantidad de pérdidas que se han dado tanto a nivel de relacionamientos, como a nivel de muertes físicas.


Catástrofes inesperadas, situaciones de tipo gubernamental, religioso, etc. Cosas que se salen completamente del control de cualquier circunstancia, pensamiento, emoción o reacción personal.

En este tipo de casos se requiere de un poder absoluto de RESILIENCIA, porque es tener que obligadamente morir patrones, formas y estilos de vida para reinventarse, renacer y poder en muchos casos simplemente aprender a “sobrevivir” con las circunstancias mientras éstas mejoran.

Todos hemos experimentado de una u otra forma un tipo de duelo colectivo a nivel mundial con todo esto que ha sucedido y que sigue sucediendo y que al parecer muchas personas aún NO TOMAN CONCIENCIA de los cambios que se avecinan a nivel mundial.


¿CÓMO SUPERAR LA CULPA EN CUALQUIERA DE LOS CASOS?


Un duelo se supera el día que hay ACEPTACIÓN y en el caso de LA CULPA viene LA LIBERACIÓN.



Cualquiera que sea el tipo de duelo que estés pasando, y si reconoces que es la culpa la que no te deja superarlo tienes 3 caminos:


  • 1. HACERLO SOLO.

Este es el tipo de forma mas común, cada persona decide cómo vivir su duelo y encuentra las maneras de sobrellevarlo y cada una de ellas son muy respetables y válidas.


El problema de esta forma es que en muchos de los casos la persona puede correr el peligro de quedarse estancada en alguna de las etapas mas cruciales del duelo como lo son LA IRA Y LA DEPRESIÓN. Cualquiera de las dos se ve manifestada en personas que reflejan amargura y que muy seguramente es porque cargan algún tipo de culpa y no han superado un duelo.


El no recibir ayuda, apoyo en un momento tan importante como es el perder algo o alguien que se ama y creer que se puede solo es un acto de soberbia y orgullo porque Dios no quiere eso para ti ni para nadie. El quiere que todos sanemos el alma de este tipo de heridas y es por eso que siempre nos está enviando señales a través de personas, artículos, videos, canciones etc.

Lo importante es poder tener LA HUMILDAD de reconocer que se necesita de ayuda y que es importante recibirla. El mismo Jesús dijo:


“Venid a mi todos los que estéis cansados y agobiados que yo os haré descansar”.